Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica (2do. Trimestre 2008)"

See other formats


Lección I O Para el 7 de junio de 2008 

El significado de su muerte 




Sábado 



31 de mayo 



LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 27:45, 46; Lu- 
cas 2:25-35; 1 Corintios 15:3; 2 Corintios 5:18-21; Calatas 6:14; He- 
breos 2:17. 
PARA MEMORIZAR; ^^^^^^^^ 

i "Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y 
: para dar su vida en rescate por muchos" (Mar. 1 0:45). 

¿QUÉ PASARÍA SI EL PLAN DE DIOS hubiera sido meramente que 
Jesús viniera y nos diera buenas enseñanzas^ tales como amar a nuestros 
enemigos? ¿O tenía también que sufrir y morir? Si fuera así, ¿por qué? 
¿Por qué sus enseñanzas no serían suficientes? Y, ^^"^ si moría, ¿qué tie- 
ne eso que ver con nosotros, hoy muchos siglos más tarde? 

Casi dos mil años después de su muerte, el significado de la Cruz 
todavía es un tema que desafía a los cristianos. De hecho, aun antes de 
su muerte, los profetas constantemente trataron de descubrir "qué per- 
sona y qué tiempo" eran a los que el Espíritu Santo les estaba llamando 
la atención, "el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, 
y las glorias que vendrían tras ellos" [1 Ped. 1:10, 11). 

Así, esta semana procuraremos responder a la importante pregunta 
de por qué murió Jesús, qué propósito se logró por su muerte y qué 
significa para nosotros este hecho, muchos siglos después de ocurri- 
do. ¿Murió Jesús solamente para mostrar el amor de Dios, como algu- 
nos afirman, y con ello cambiar nuestros sentimientos hacia Dios; o la 
muerte de Cristo, de hecho, hizo algo que cambió la forma en que Dios 
se relaciona con nosotros? Todos estos son temas dignos de nuestro más 
profundo interés. 



68 



10 



Domingo V de junio 

NACIDO PARA MORIR 

Lee Lucas 2:25 al 35. ¿Cuál es el significado de este pasaje? 
¿Cuál es el menaje para María? ¿Cuál es su mensaje acerca de Jesús? 



Este incidente, solo registrado por Lucas, es poderoso en su senci- 
llez y profundo en sus implicaciones. El devoto Simeón, al encontrarse 
por fin con el Mesías, a quien había estado esperando, revela el futuro 
del infante a sus padres, con brevedad críptica: "Éste [niño] está puesto 
para caída y para levantamiento de muchos en Israel [...]. Y una espada 
traspasará tu misma alma" [Luc. 2:34, 35). La palabra para espada, en 
el griego, significa un instrumento enorme, del tipo que llevaba Goliat, 
destinada a atravesar el corazón de María; una predicción de la agonía 
que ella experimentaría en la Cruz. "Estas misteriosas palabras de Si- 
meón tuvieron que haber penetrado en la mente de María como un 
sombrío y estremecedor presagio de lo que sucedería" [5 CBA 688). 

¿Qué nos enseñan los siguientes pasajes acerca de la muerte de 
Jesús? ¿Era algo que tenía que suceder? Mateo 16:21; 26:52-54; Mar- 
cos 10:45; Lucas 18:31-33; Juan 3:14; Hebreos 9:25-28. 



La nota consistente aquí es que Jesús nació para morir; su muerte 
no fue un accidente. Tenia que suceder. ¿Por qué tenía que suceder? 
Bien, eso no es algo que pueda explicarse plenamente por procesos ra- 
cionales, no porque sea irracional, sino porque es suprarracional, por 
encima de la razón humana. Cae dentro de la esfera de la revelación 
divina, parte de la cual es "el misterio que había estado oculto desde los 
siglos y edades, pero que ahora ha sido manifestado a sus santos" [Col. 
1:26}. La Biblia no ofrece largos intentos de justificarlo o de explicarlo, 
tal vez porque no es algo que esté sujeto a la lógica humana. No tene- 
mos otros ejemplos, en otra parte, por los cuales juzgarlo o compararlo. 
La expiación bíblica representa un único acontecimiento en la historia 
del universo. Y, nuestra tarea es procurar entender lo que la Biblia dice 
acerca de él y aplicar a nuestras propias vidas lo que esto significa. 



El hecho de que Jesús tenía que morir a fin de expiar nuestros 
pecados debería decirnos algo acerca de cuan serio realmente es 
el pecado. ¿Cuan en serio tomas el pecado en tu propia vida? ¿Qué 
esfuerzos estás haciendo para vencerlo? 



z 

u 
u 



69 



10 

z 



Lunes 2 de junio 

CÓMO SUCEDIÓ (Mat. 27:45, 46) 

Los evangelios dedican una enorme cantidad de espacio a la se- 
mana final de la vida de Jesús. En Mateo, ocupa un tercio del libro. En 
Marcos, más de un tercio. Y un cuarto en Lucas y la mitad del Evange- 
lio de Juan están dedicados a ella. Claramente, el foco central está en 
la pasión, la muerte y la resurrección de Jesús. Los evangelios no son 
biografías; deberían, más bien, considerarse como resúmenes teológicos 
del significado de la muerte de Jesús. 

Revive los terribles eventos de la pasión, repasando los siguientes 
pasajes: Mateo 27:27-31, 45-54; Marcos 15:21-32; Juan 19:28-30. ¿De 
qué manera te hacen sentir? ¿Cuál es la emoción que te abruma, y por 
qué? 



Ninguno de nosotros puede afirmar que comprende el significado 
pleno de la muerte de Jesús, o las circunstancias que la rodearon. Sin 
embargo, lo que parece claro es que el papel desempeñado por los que 
estuvieron físicamente presentes y activos [ya sea en su juicio o en la 
cruz} fue teológicamente incidental, en lo que respecta a la identidad 
racial o nacional de los participantes. Acusar a los judíos hoy, o a los 
italianos modernos, porque algunos de sus antepasados estuvieron in- 
volucrados en la muerte de Jesús, es una necedad teológica, una actitud 
contraria a la misma esencia de la religión bíblica. La culpabilidad indi- 
vidual de los que estuvieron involucrados en su muerte será un asunto 
entre ellos y Dios. En lugar de señalar con el dedo, tal vez deberíamos 
preguntarnos: ¿Qué habríamos hecho nosotros, si hubiésemos estado 
allí? En un sentido, [realmente estuvimos allíl 



Lee Mateo 26:38. ¿Qué es lo que pesaba tanto sobre el Salvador 
durante esta agonía aplastante? ¿De qué manera pudo sobrevivir a 
esta prueba? (Ver Luc. 22:43.) ''Habiendo hecho la decisión [final]", 
escribió Elena de White, ''cayó moribundo al suelo [allí en el huet^ 
to]" {DTG 642). Esto significa que, aunque más tarde fue muerto 
por las manos romanas, el golpe fatal había ocurrido mucho antes, 
asestado por una mano gigantesca y colectiva, la muerte. ¿De qué 
manera te hace sentir, sabiendo que tu propia culpa causó la muerte 
de Jesús? Pero, más importante, ¿cómo deberías responder a esos 
sentimientos? 



70 



M artes 3 de junio 

LO QUE LOGRÓ - I 

¿Cuál es el punto central de los siguientes pasajes? 1 Corintios 
2:2; 15:3; Calatas 6:14. 



Los escritores del Nuevo Testamento usaron una variedad de metá- 
foras, imágenes y cuadros en sus intentos de expresar la obra salvadora 
de Dios en Cristo. En esta sección [y en la de mañana}, presentamos 
algunos, como ejemplos: 

1 . El concepto de sacñficio, ofrenda, sustituto: Efesios 5:2: Cristo "se 
entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda [prósfora] y sacrificio [thusían] a 
Dios en olor fragante". Hebreos 9:26: "Por el sacrificio [thusías] de sí mis- 
mo para quitar de en medio el pecado". Hebreos 10:14: "Porque con una 
sola ofrenda [prósfora] hizo perfectos para siempre a los santificados". 

La idea, en todos estos pasajes, es la de la muerte vicaria, la muer- 
te en nuestro lugar, la muerte como nuestro sustituto. El sufrimiento 
vicario es el sufrimiento soportado por una persona en lugar de otra. 
En 1 Corintios 15:3, Pablo dice que "Cristo murió por nuestros peca- 
dos"; Romanos 5:8 dice que "siendo aún pecadores. Cristo murió por 
nosotros"; y en 1 Pedro 2:24 dice que Cristo llevó "él mismo nuestros 
pecados en su cuerpo sobre el madero". 

2. El concepto de rescate: La palabra rescate deriva del término 
griego lútron; la idea básica que transmite es la de un pago por algo en- 
tregado. En el griego clásico, el término se usaba a menudo en relación 
con la redención de esclavos y de prisioneros de guerra. Los escritores 
sagrados tomaron el concepto y lo pusieron al servicio de un tema más 
grande: Mateo 20:28 [comparar con Mar. 10:45): Jesús vino "para dar 
su vida en rescate [lútron] por muchos". [Aquí, "muchos", de paso, sig- 
nifica "todos".} 

La familia de palabras de la que procede el término griego lútron 
pone el dedo sobre la naturaleza sustitutiva del sacrificio de Cristo. Él 
dio su vida por nosotros; en esta frase, el tiempo del verbo dio, en el 
original griego, señala a un evento específico en el tiempo, a la muerte 
de Jesús en la cruz. El concepto básico, aquí, es que éramos esclavos 
del pecado, condenados a muerte eterna, e incapaces de librarnos; pero 
vino Jesús como nuestro rescate, nuestro lútron. 

Piensa acerca de las cosas que has hecho mal, cosas que sabías 
que estaban nnal pero que las hiciste de todas maneras. ¿Qué signifi- 
ca saber que otro serjesús, alguien inocente, recibió sobre sí mismo 
el castigo que de otro modo sería tuyo por esas cosas (y otras) que 
hiciste? 



71 



10 



z 

u 
u 



10 

z 



Miércoles 4 de junio 

LO QUE LOGRÓ - 2 

Ayer analizamos dos de las muchas metáforas empleadas por los 
escritores del Nuevo Testamento para expresar los logros de la muerte 
de Cristo. Aquí hay dos más: 

3 . El concepto de propiciación (o expiación) [hilastéríon] : Con res- 
pecto a la misión de Cristo^ la palabra se encuentra en Hebreos 2:17^ 
donde habla de que Cristo vino "para expiar los pecados del pueblo". 
"Propiciación"^ o "expiación"^ tiene el sentido de pacificar a alguien. La 
creencia era que, cuando un dios estaba enojado, la gente debía hacer 
un gesto de apaciguamiento [hilastéñon] con el fin de lograr que el dios 
esté hilaros [feliz, gozoso) otra vez. Los autores del Nuevo Testamento, 
aunque tomaron prestado el vocabulario del griego clásico y de otros 
lugares, lo llenan con un contenido y un significado totalmente nuevos. 

De acuerdo con esto, muchos eruditos bíblicos están de acuerdo 
en que una mejor traducción de la palabra es "expiación". Entendida de 
este modo, la idea es que, por medio de la muerte de Jesús, Dios "ex- 
pía", "cubre", "borra" nuestro pecado. Cualquier idea de apaciguamiento 
humano de Dios sería completamente extraña a los escritores del Nue- 
vo Testamento. En cambio, ellos querían enfatizar que la raza humana 
entera, amenazada por la justa ira de Dios por causa del pecado, fue 
rescatada por la muerte de Jesús. Jesús llegó a ser nuestro hilastérion, 
cubriéndonos de la ira de Dios [ver Heb. 9:5). 

4. El concepto de reconciliación [katalláge): 

Lee los siguientes pasajes. ¿Qué énfasis importante comparten en 
común? Romanos 5:10, 11; 2 Corintios 5:18-21; Efesios 2:16; Colo- 
senses 1:20-22. 

El pecado es apartarse de Dios y de su voluntad. Nos pone en una 
condición de enajenamiento de Dios, un estado cuyo resultado final es 
la muerte. 

La reconciliación habla de la restauración de la armonía entre nos- 
otros y Dios, la recuperación de la integridad. Dios fue el que tomó la 
iniciativa [Rom. 5:8-11). "Dios estaba en Cristo reconciliando consigo 
al mundo" [2 Cor. 5:19). Por causa del pecado, todo el mundo estuvo 
condenado ante un Dios justo; por causa de la Cruz, nuestra situación 
ante Dios cambió. Y, por eso, todos los que van a Jesús, por la fe, tienen 
la certeza de la vida eterna. 

Por causa de la Cruz, tú tienes la oportunidad de ser perfecto, 
santo y aceptado por Dios, por la fe. ¿De qué maneras, cada día, de- 
bería tu vida reflejar esta nueva situación que podemos tener por 
medio de Jesús? 

71 



10 



Jueves 5 de junio 

LA SEGURIDAD DEL UNIVERSO 

La cruz ha llegado a ser el símbolo central del cristianismo. Y, en la 
teología del Nuevo Testamento, enseña varias cosas acerca de la condi- 
ción humana, señalando más allá de sí misma a su realización máxima. 

Examina los siguientes pasajes. ¿Qué enseñan acerca de la condi- 
ción humana y acerca de la necesidad de la muerte de Jesús? Romanos 
3:10, 23; 1 Corintios 2:2; 15:3; Calatas 6:14. 

Los griegos y otros pueblos del mundo antiguo pensaban que la 
humanidad se encontraba básicamente en un buen estado de salud mo- 
ral. Creían que^ dadas las oportunidades correctas^ nuestra bondad na- 
tural e innata florecería. Esta actitud representa un desafío importante 
para el cristianismo^ con su concepto de la depravación humana univer- 
sal y nuestra necesidad desesperada de una intervención exterior. Por 
esto^ Pablo pudo decir que "la palabra de la cruz es locura a los que se 
pierden; pero a los que se salvan^ esto es^ a nosotros^ es poder de Dios" 
[1 Cor. 1:18). Ese poder sereno, dijo él, oportunamente conquistará to- 
do, hasta que "se doble toda rodilla [en el universo] [...] y toda lengua 
confíese que Jesucristo es el Señor" [Fil. 2:10, 11). 

No obstante, por central que la Cruz sea para nuestra salvación, 
tiene una importancia que va más allá de nosotros. 

"Los santos y los ángeles verán el signifícado de la muerte de Cristo. 
Los hombres caídos no podrían tener un hogar en el paraíso de Dios sin 
el Cordero que fue muerto desde la fundación del mundo. [...] Los án- 
geles atribuyen honor y gloria a Cristo, pues aun ellos no están seguros 
a menos que contemplen los sufrimientos del Hijo de Dios. Los ángeles 
del cielo están protegidos contra la apostasía por medio de la eficacia de 
la Cruz. Sin la Cruz, no estarían más seguros contra el mal de lo que es- 
tuvieron los ángeles antes de la caída de Satanás. La perfección angelical 
fracasó en el cielo. La perfección humana fracasó en el Edén, el paraíso 
de la bienaventuranza. Todos los que deseen seguridad en la tierra o en 
el cielo deben acudir al Cordero de Dios. El plan de salvación, al poner 
de manifiesto la justicia y el amor de Dios, proporciona una salvaguar- 
dia eterna contra la apostasía en los mundos que no cayeron, así como 
también para aquellos [personas] que serán redimidos por la sangre del 
Cordero".-"Comentarios de Elena G. de White" (5 CBA 1.106, 1.107). 

¡Aun los ángeles del cielo son protegidos contra la apostasía por 
causa de la Cruz! ¡Qué pensamiento increíble! Si la Cruz significa 
tanto para los seres no caídos, aquellos cuyas vidas ni siquiera fueron 
redimidas por ella, ¿cuánto más debería ser el foco central para nos- 
otros, que hemos sido redimidos por medio de ella? 

73 



z 

u 
u 



10 



z 

u 
u 



Viernes 6 de junio 

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR: Lee, en El Deseado de todas las 
gentes, los capítulos "El Calvario", pp. 690-705; "Consumado es", pp. 
706-713. 

"Bien podían, pues, los ángeles regocijarse al mirar la cruz del Sal- 
vador; porque, aunque no lo comprendiesen entonces todo, sabían que 
la destrucción del pecado y de Satanás estaba asegurada para siempre, 
como también la redención del hombre, y el universo quedaba eterna- 
mente seguro. Cristo mismo comprendía plenamente los resultados del 
sacrificio hecho en el Calvario. Los consideraba todos cuando en la cruz 
exclamó: 'Consumado es'" [DTG 713). 

"La muerte de Cristo en la cruz aseguró la destrucción del que te- 
nía el imperio de la muerte, del que era el originador del pecado. Cuan- 
do Satanás sea destruido, no quedará nadie más que tiente para hacer el 
mal; no se necesitará repetir más la expiación, y no habrá más peligro 
de que haya otra rebelión en el universo de Dios".-"Comentarios de 
Elena G. de White" (5 CBA 1.106). 

PREGUNTAS PARA DIALOGAR: 

1 . Algunos limitan la Cruz a una mera demostración del amor de 
Dios, privada de cualquier eficacia legal o expiatoria. Es decir. Cristo 
habría muerto solamente para mostrarnos el amor del Padre; no hay 
cambios en nuestra condición legal ante el Padre. De aquí que, el único 
propósito de la Cruz habría sido producir un cambio en nosotros y en 
nuestra actitud hacia Dios. ¿Por qué esta posición es un concepto radi- 
calmente débil y completamente insatisfactorio de la muerte de Jesús? 
¿De qué modo esta idea, necesariamente, conduce a una teología de 
salvación por obras? 

2. Medita más en esta idea del universo hecho seguro por la Cruz. 
¿Qué nos indica esto acerca de la Cruz y acerca de los grandes proble- 
mas que se trataron allí? ¿De qué modo nuestra comprensión del gran 
conflicto nos ayuda a apreciar mejor lo que sucedió en la Cruz? 

3 . La vida y la muerte de Jesús nos presentan un misterio del prin- 
cipio al fin. Aunque hay aspectos que podemos comprender, otras cues- 
tiones siguen siendo un misterio. ¿Cómo puedes aprender a confiar en 
Dios con respecto a lo que no comprendes? ¿Cuál es la clave para man- 
tener fuerte tu fe? 



74